La Iglesia

Gente llamada

La Iglesia nació en Jerusalén el día de Pentecostés cuando el Espíritu Santo vino a los discípulos, tomando residencia permanente en ellos de acuerdo a la gran promesa de Jesús (Hechos 1:4, Juan 14:16).

La Iglesia no es una institución, sino una hermandad, una familia de personas con todo tipo de pasados (Hechos 10:13; Apocalipsis 5:9) apartados del mundo para ser el lugar de morada de Dios. La membresía en la Iglesia viene a través de arrepentimiento, bautismo en agua y en el Espíritu , y sumisión a Jesucristo como Señor y Salvador. (Hechos 2:38, Romanos 10:9-10; 1 Corintios 12:13).

El término Iglesia viene de ekklesia (griego) que significa asamblea. También Iglesia se refiere a: edificio, templo santo, casa de Dios, novia de Cristo, familia, cuerpo, habitación de Dios, generación escogida, real sacerdocio, nación santa, gente especial. Cada uno de estos términos describe una importante cualidad de la Iglesia y merece que se estudie.

Referencias: Efesios 3:10; 1 Tesalonicenses 1:1; 1 Corintios 16:19

La Iglesia: universal, local, hogar

El Nuevo Testamento se refiere a la Iglesia como a la Iglesia universal (pasada, presente y por venir), la Iglesia local (Galacia, Efeso, etc.) o a la iglesia en el hogar de alguien.

El proposito de Dios para la Iglesia

La Iglesia existe para glorificar a Dios y magnificar al Señor Jesucristo. Su sabiduría, poder y gloria se manifestarán a través de la Iglesia a todos los principados y potestades, tanto terrenales como espirituales, y luego la Iglesia se presentará como la novia de Cristo para gozar de Su presencia para siempre. En este mundo la Iglesia existe también para reconciliar al hombre con Dios y unos con otros a través del amor de Cristo, y para preparar a los hombres para la eternidad con Dios.

Referencias: Efesios 3:10-11 y 3:21; 2 Corintios 5:18-20

Edificandose en amor

La analogía del cuerpo es importante para entender como funciona la Iglesia. Esta es el Cuerpo de Cristo; él es la cabeza del cuerpo. Está compuesta de muchos miembros, aunque es un solo cuerpo. Cada punto es importante: muchos miembros individuales; un cuerpo armonioso. La disensión es pecado. La unidad en el cuerpo viene a través del amor. Cada persona y cada don en la iglesia (apóstol, maestro, sanidad, gobierno, etc.), es dado para la edificación del cuerpo. Estos dones trabajan por amor. El amor de todos los miembros es crucial para la salud del cuerpo.

Referencias: 1 Corintios 12:7 y 12:14; 1 Corintios 14:26; Efesios 4:15-16; 1 Corintios 12:12-27; Efesios 4:1-16; Filipenses 1:27.

La reunion de la Iglesia

Reunirnos todos para animarnos los unos a los otros, oír la enseñanza de la Palabra de Dios, y adorarle es muy importante para la vida de los miembros. La iglesia primitiva se reunía con frecuencia. Reunirse provee la oportunidad de que los miembros se edifiquen los unos a los otros con dones espirituales. Las reuniones deben ser ordenadas. La regla de oro: que todas las cosas sean para edificación.

Referencias: Hebreos 10:24-25; 1 Corintios 14:26; Santiago 2:1- 4; 1 Corintios 14.